El Tren Maya va a incrementar el precio de la tierra: Dora Elia Ramos Muñoz, ECOSUR Villahermosa

Al participar en el foro regional Voces de Mujeres en torno al Tren Maya, la doctora Dora Elia Ramos Muñoz del Grupo procesos culturales y construcción social de alternativas, Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) Villahermosa, advirtió que con la llegada del Tren Maya se prevé el incremento de los precios de la tierra, la especulación, el desalojo de las personas que habitan las zonas por donde va a pasar el ferrocarril.

“Las mujeres no somos propietarias de la tierra, los hombres las venden o las juegan” comentó Ramos Muñoz en el foro “Voces de Mujeres en Torno al Tren Maya” convocado por la Asociación Civil Glifos Comunicaciones, el Colegio de Mujeres Profesionales de la Industria de la Construcción y el Centro de Estudios para la Construcción de Ciudadanía y Seguridad de la Universidad Autónoma de Chiapas.

Ramos Muñoz considera que el encarecimiento de la tierra va a suceder después de la inauguración del Tren y por ello urge escuchar a las personas, examinar cómo va a ser el futuro de esos lugares, de esas personas que habitan las comunidades a lo largo de la ruta del ferrocarril.

“Es necesario crear cinturones institucionalizados más allá del registro público. La norma establece que el intercambio en la propiedad se realiza en el registro Público de la Propiedad o el Registro Agrario Nacional, pero hay más allá de eso. Hay usufructo, uniones libres, escrituras públicas y privadas, testamentos, intestados, usos y costumbres. Así que paralelamente al núcleo de la norma se puede elaborar un cinturón de protección (Merino Huerta, 2009), esto es: los procedimientos, los recursos, las funciones y las oficinas involucradas en la implementación de la norma que cuiden la legalidad del intercambio. Si ahí se logra escuchar a mujeres, hombres, asambleas, familias, es posible institucionalizar un cinturón de protección que regule el intercambio en la propiedad. En México hay evidencias que el cinturón de protección puede permitir la captura de los recursos por ciertos grupos, la desviación de los objetivos de los programas y la corrupción (Merino Huerta 2009)". 

La doctora Ramos se pronunció también a favor de la creación de un Observatorio para asegurar la participación de las mujeres en el proyecto Tren Maya, pues “el sector de la construcción es eminentemente masculino”.

Necesitamos asegurar que haya mujeres directoras, operarias, “es decir que se incluya a mujeres en todo el proceso y para ello necesitamos acciones contundentes, claras y efectivas”.