Los medios de comunicación y la violencia política contra las mujeres

La violencia mediática es una práctica que influye en la generación de condiciones de desigualdad y discriminación hacia las mujeres, concluye el estudio "Violencia política por razón de género en contenidos mediáticos", el cual llevó a cabo la Asociación Civil Glifos Comunicaciones en seis entidades del país.

La investigación llevada a cabo en el transcurso del 2017 en los estados de Chiapas, Guerrero, Estado de México, Morelos, Oaxaca y Veracruz, examina la manera en la cual los medios de comunicación pueden convertirse en perpetradores de violencia de género hacia las mujeres en política.

“En ocasiones, las propuestas y acciones que realizan mujeres en la administración pública o en cargos de elección popular se ven minimizadas en los contenidos mediáticos, mientras que escándalos de tipo sexual en los que podrían verse involucradas parecen atraer más la atención de los medios de prensa. Así mismo sucede con el aspecto físico o la vida íntima frente al desempeño profesional”.   

El uso de leguaje discriminatorio, sexista y no incluyente también es una forma de violentar a las mujeres, como lo es también el no facilitarles el derecho de réplica o el estigmatizarlas mediante el uso de estereotipos de género.

El estudio hace especial mención a la violencia en redes sociales como Facebook, twitter o whatsapp, en donde “los mensajes van desde críticas destructivas hasta amenazas, burlas y difamación”.

El documento fue elaborado con el apoyo de mujeres de la sociedad civil organizada y representantes de distintos medios de comunicación. Para su elaboración se rescató un monitoreo de medios en cada entidad, se analizaron notas de prensa y publicaciones en redes sociales y se llevaron a cabo una serie de entrevistas con personas de la academia, periodistas, organizaciones de la sociedad civil y mujeres en política.

En una serie de recomendaciones el texto hace un llamado a “vigilar e impedir que se divulguen contenidos difamatorios, calumnias, mentiras, amenazas, insultos o contenidos sin sustento, sin verificación, que podrían impactar negativamente tanto en el desempeño profesional, como en el resultado en las urnas y/o en la vida familiar de las personas que son objetivo de los ataques”.

En las entidades en las cuales se llevó a cabo el estudio, se implementaron por primera vez, durante sus respectivos procesos electorales, las reformas políticas que incorporaron como mandato Constitucional el principio de paridad de género; se introdujo también el Protocolo para Atender la Violencia Política contra las Mujeres.

Violencia política

La violencia política “son acciones y omisiones basadas en elementos de género y dadas en el marco del ejercicio de los derechos político-electorales, que tengan por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce y/o ejercicio de los derechos políticos de las mujeres” indica el Protocolo para Atender la Violencia Política contra las Mujeres,

La violencia política puede ser perpetrada por cualquier persona o grupo de personas, incluyendo agentes del Estado, colegas de trabajo, Partidos Políticos o sus representantes, Medios de Comunicación y en general cualquier persona o grupo de personas.

La manera como las mujeres que participan en la vida pública son presentadas en los medios de comunicación y redes sociales, puede influir no solo en la percepción social sino en el cambio cultural y puede tener un impacto directo al estimular o desalentar la participación de las mujeres en la vida política del país, concluye el documento. 

“La influencia de los medios de comunicación aborda aspectos como la representatividad social de las mujeres, la cobertura que se hace sobre ellas y los temas con los cuales se les relaciona; la relación mediática con las audiencias y los efectos que en ella se producen por la exposición a la información presentada por los diversos medios” señala el documento.

Para obtener una copia del informe favor de mandar un email a: glifos@glifoscomunicaciones.org