Regresar al cargo es demostrar que las mujeres podemos gobernar: Rosa Pérez

Notas periodísticas

Álbum de fotos

@elvanarcia

Rosa Pérez se ha transformado en símbolo de la defensa de los derechos políticos de las mujeres indígenas. La batalla legal que emprendió el pasado 6 de junio por su restitución en el cargo como presidenta municipal de San Pedro Chenalhó, del cual fue obligada a separarse el 25 de mayo tras el secuestro de dos legisladores, es emblemática.

Rosa es originaria del poblado de Yabteklum, que en tsostil significa Pueblo Viejo.  Huérfana de padre y madre desde los doce años, se ocupó de la educación y el cuidado de sus hermanos. A esa edad viajó a San Cristóbal de las Casas y ahí aprendió el español y cuando lo aprendió, se hizo traductora.

Trabajó durante ocho años en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Unidad Sureste (CIESAS). Cursó el kínder, primaria y telesecundaria en Chenalhó, la preparatoria en sistema abierto en Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado de Chiapas.

Es abogada de profesión con especialidad en derecho laboral, tiene dos maestrías, una en Ciencias Penales y otra en Amparo Constitucional, además de un doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad Libre de Derecho del estado de Chiapas. Fue actuaria judicial en  cuatro juzgados del fuero común, tuvo un despacho jurídico en San Cristóbal de las Casas, en la prolongación  Insurgentes.

-“La gente venía de Chenalhó  a pedirme apoyo legal, empecé a llevar muchos asuntos. Visitaba mucha gente en los hospitales y muchas personas llegaban a saludarme y a llevarme regalos, me traían asuntos al despacho”.

En el 2010, líderes del Partido Revolucionario Institucional la invitaron a postularse como la primera mujer candidata a la presidencia municipal de Chenalhó.

-“Les dije que no, porque soy chaparrita y no me da la estatura para ser política en el pueblo, además no tengo familiares que son políticos y no quería meterlos en ridículo porque ninguna mujer había gobernado Chenalhó”

Pero  aceptó, su popularidad en el pueblo era un indicador de que tenía grandes posibilidades de ganar el plebiscito, que de acuerdo a los sistemas normativos internos es el primer paso en los procesos electorales. Rosa compitió contra trece hombres y ganó, pero le arrebataron la candidatura.

-“Empezaron a decir, ‘ya pensaron bien si quieren que sea su presidenta esta fulana, una mujer, nunca hemos visto que gobierne una mujer, eso no se ve bien’ ”

Entonces un grupo comenzó a lanzar piedras, huevos, frascos de refrescos

-“Le dije a mi gente que mejor lo dejara así”

Eso fue el 13 de abril de 2012. Al día siguiente fue el cumpleaños del gobernador, Manuel Velasco Coello. Por mediación de Facundo Hernández, representante del Partido Verde en San Juan Chamula, Rosa Pérez tuvo la oportunidad de acercarse al mandatario y solicitarle la oportunidad de contender en los comicios municipales en representación del PVEM.

-“Yo llevé el Partido Verde a Chenalhó en el 2012 y quedé en segundo lugar porque no hubo tiempo suficiente para preparar las estructuras.

Por esas mismas fechas también el PRD le coqueteaba y le ofreció la candidatura, pero ella los invitó a sumarse a la campaña del Partido Verde.

-“Yo les dije: el que quiera sumarse al proyecto súmese conmigo, la política se disfruta con corazón grande y cabeza fría”.

Se sumaron al proyecto pero nuevamente, como había sido durante más de ochenta años, en el 2012 volvió a ganar el PRI.

Manuel Velasco asumió la gubernatura el 8 de diciembre de ese mismo año e invitó a Rosa a formar parte de su gabinete. El 2 enero de 2013 fue nombrada como directora del Centro de Justicia para las Mujeres (CEJUM). Algunos grupos feministas han cuestionado su actuar cuando estuvo en ese cargo.  

-“Unas compañeras me quisieron demandar, iniciaron un acción penal que no prosperó,  me acusaban de maltrato, pero no es cierto, lo que yo quise fue tratar de mejorar el Centro de Justicia porque estaba muy abandonado”

Después de dos años y cuatro meses al frente del CEJUM, Rosa Pérez renunció para buscar nuevamente por el PVEM la Presidencia Municipal de Chenalhó y esta vez llegó para ganar. Obtuvo la victoria con 8 mil 332 votos, contra 7 mil 12 de su contrincante del PRI, Santos Gómez Velasco.

Pero sus rivales políticos, los mismos que se hicieron presentes en el 2012, entre ellos un grupo de constructores y empresarios y un exalcalde priista de nombre Martín Cruz Aguilar, volvieron a mover el piso y le impusieron a Rosa en su equipo de campaña a Miguel Santiz Álvarez quien, al asumir el cargo, exigió un sueldo de 130 mil pesos y manejar 57 millones de la cuenta pública municipal.

Haberse negado a las exigencias del síndico le costó a Rosa Pérez enfrentar uno de los retos más grandes que ha tenido en su vida profesional.  ¿Cómo ha vivido Rosa Pérez esta lucha por la defensa de sus derechos políticos?

-Fueron momentos muy angustiantes,  sin duda lo más fuerte que vivimos fue el procedimiento legal.

¿Te obligaron a pedir licencia?

-Me obligaron, yo no quería renunciar, me descuidaron, no me dieron protección, se las pedí desde el mes de abril, cuando mis oponentes comenzaron a bloquear carreteras, a tomar edificios públicos, a robar gasolina.  Mediante oficios solicité apoyo a las autoridades  y nunca tuve respuesta, al contrario, veía que esos canijos seguían sueltos hasta que se llevaron retenidos a los diputados.

Iniciar una acción legal fue muy valiente, ¿tenías fe en que podrías ganar?

-Salí a pedir justicia porque estábamos indignados, porque fue un grupito movido por intereses económicos el que inició la desestabilización. Y yo  dije, no me voy a dejar, voy a caminar la legalidad. Yo no confiaba en que iba a ganar, soy una mujer indígena y no conozco mucha gente en altos niveles que me puedan acompañar, que me puedan ayudar, pero finalmente ganamos, por eso hoy confío mucho en la justicia, porque muchos municipios indígenas se van a la violencia y no todo es con violencia”

¿Hay condiciones para que regreses a Chenalhó?

-En este momento sería mentirte si te dijera que voy a regresar mañana o pasado, yo tengo mucha fe y considero que en unos dos meses las cosas estarán tranquilas. Tengo mucha fe en que podré comenzar a operar mis obras desde San Cristóbal y después trasladarme a Chenalhó. Muchas de las personas que estaban en mi contra ahora están conmigo, han regresado a pedirme perdón, me traen guajolotes o pollos o refrescos y están esperando a que yo regrese, por eso he pedido mi regreso, si yo lo viera muy difícil no estará necia en regresar, porque primero está mi vida, pero veo que hay condiciones de regresar por eso pido mi retorno a Chenallhó, por dignidad quiero terminar mi periodo de gobierno.

¿Qué esperas del gobierno?

-Su apoyo, que me acuerpen, que empiecen a llamar a la gente, que hagan un acuerdo político

¿Crees que se deben girar órdenes de aprehensión?

-Yo creo que es la mejor manera, pero es cuestión de voluntad, si no hay voluntad se complica todo

¿Qué te ha prometido el gobernador?

-Mi seguridad

¿Te sientes segura?

-Si, gracias a Dios

¿Hay riesgo en Chenalhó de un derramamiento de sangre?

-Con toda la honestidad, a eso no vamos a llegar, eso no se va a dar, es cuestión de voluntad, que se opere bien.

¿Es posible el diálogo, la reconciliación de la partes en conflicto?

-Es cuestión de diálogo, hacer acuerdos

¿Cómo te sientes, cómo describirías tu estado de ánimo?

-Un poco más tranquila, la dignidad la recuperamos pero ahora lo que espera, es mi regreso

¿Cómo quieres ser recordada?

-Lo que me dicen en el pueblo es que cuando muera  habrá una estatua mía en el pueblo como mujer indígenas luchadora y que en mi tumba van a narrar una historia de lucha por el pueblo y por la justicia

¿De dónde sacas tu fortaleza?

-De mi fe en Dios, me ha costado mucho en la vida,  soy mamá de seis hijitos, he recibido muchos golpes pero no he perdido la fe en Dios

¿Qué significa para Rosa Pérez haberse convertido en un símbolo de la lucha de las mujeres indígenas por la defensa de sus derechos?, es una gran responsabilidad, un gran compromiso ¿Cómo lo asumes?

-Muy contenta, varias mujeres indígenas de Chiapas me han marcado y mandado mensajes, a veces cuando paso momentos difíciles me mandan lemas muy bonitos, es un compromiso de invitarlas también, es cuestión de no rendirse, de agarrarse con mucha fuerza y encaminarlo por el bien y por la justicia y que sí se puede

¿Están preparadas las mujeres indígenas para gobernar?

-Claro que sí, se trata de que ellas se convenzan de que sí pueden porque eso tiene que partir de ellas mismas, de una misma

¿Es posible cumplir con la paridad de género en las comunidades indígenas?

-Es cuestión de trabajarlo duro desde ahorita, es cuestión de irlo impulsando

¿Hay mucha resistencia de los hombres?

-Así es, pero es cuestión de lucha

Gobernaste ocho meses, ¿cuáles fueron tus logros?

Visité varias comunidades, el presidente que dejó su cargo dejó 26 millones de pesos y le invertí a varias comunidades porque mi objetivo era apoyar al pueblo, hice obras de impacto en la cabecera, domos, comedores para alumnos, porque el principal objetivo era iniciar con obras de impacto en la cabecera

¿Promesas de campaña?

No mucho, porque le tengo miedo al pueblo

Algunas mujeres te han atacado también, ¿cuál es el problema con las artesanas?

No tengo deudas con las artesanas, en la campaña política hice cinco compromisos, la unidad, la gestión de recursos para obra pública, un hospital en la cabecera municipal, seguridad pública municipal y promover artesanías. Es mentira que ofrecí 5 mil pesos mensuales a cada una de las 10 mil artesanas, si eso hubiera sido cierto, toda la comunidad habría salido en mi contra. Muchos políticos ofrecen más de lo que pueden dar, me comprometí a apoyarlas, pero no di esa cifra que me atribuyen

¿Cómo puedes fomentar la unidad?

-La unidad es la base, sin distinción de color, sin distinción de organizaciones, la unidad es la paz y la tranquilidad para el pueblo. A mi regreso tendré que hacer mucho trabajo de unidad porque hay muchas comunidades que se desintegraron

El síndico en algún momento te acusó de incumplimiento de promesas de campaña ¿qué promesas?

-Su visión es muy cerrada, con toda honestidad, nunca hice una promesa más allá de lo que pudiera cumplir, porque  tengo mucho miedo de engañar a mi gente, mucha gente me confió ser su presidenta municipal y no voy a quedar como una mentirosa, es importante dejar abierta la oportunidad a otras mujeres

¿Qué sentimientos te causa el síndico?

Es triste, le falta de madurez política, uno tiene que mantenerse firme, lo que él tiene es  debilidad política por eso le abrió camino a los dinosaurios

¿Cómo ves el futuro?

Estoy cansada, no me gustan las cosas sucias, a la mejor decida continuar con esta carrera política o nada más termino el cargo, ahorita lo que más quiero es mi regreso, lo que pueda venir es cuestión de tiempo, todavía no tengo claro el futuro, pero no pierdo la fe, tenemos que seguir en la lucha

¿Reelección?

Depende del pueblo lo que diga, yo creo que es bueno que entre otra persona, es bueno apoyar a otros candidatos o candidatas con ideas nuevas y frescas

¿Hasta dónde se comprometerá Rosa con las mujeres?

Esta lucha es nuestra lucha y mi compromiso es hacer un buen trabajo. Tengo que regresar al cargo, no se trataba de dejar la lucha y aceptar un puesto porque ello habría significado pisotear a las mujeres y acabar con la carrera política de las mujeres. Lo que quiero es regresar al cargo y demostrar que las mujeres sí podemos. Nosotras podemos administrar, podemos gobernar, tenemos capacidades

¿Por qué nunca fue una opción para Rosa Pérez bajarse de esta batalla tan desgastante?

Porque pensé mucho en la dignidad del pueblo y la importancia de esta lucha para las mujeres

¿Con esta sentencia se rectificó un acto de injusticia?

Así es.