Simpatizantes de alcaldesa recuperan Palacio Municipal de Chenalhó

Entrevista exclusiva

Álbum de fotos

@elvanarcia

Tras una breve conversación telefónica, la alcaldesa de San Pedro Chenalhó, Rosa Pérez Pérez, confirmó que la madrugada de este miércoles, sus simpatizantes recuperaron el Palacio Municipal, el cual estaba en manos de su detractores desde mayo de 2016.

La alcaldesa asegura que “recuperaron la Presidencia Municipal en plena calma” aunque hay versiones en medios de prensa que hablan de balaceras y dos heridos.

Rosa Pérez, mujer indígena tsotsil, fue electa al cargo el 19 de julio de 2015  y se vio obligada a pedir licencia indefinida a tan solo ocho meses de haber tomado posesión.

Su separación del cargo tuvo lugar la noche del 25 de mayo de 2016, luego de que dos legisladores, Eduardo Ramírez Aguilar y Carlos Penagos Vargas, fueran llevados por la fuerza y retenidos contra su voluntad en la cabecera municipal de Chenalhó, como medida de presión para exigir la renuncia de la alcaldesa a quien se le acusaba de “incumplimiento de promesas de campaña”.

Quien la sustituyó fue su síndico municipal, Miguel Santiz Álvarez, el mismo hombre que encabezó meses de protestas y quien según declaraciones de la alcaldesa, le había exigido un sueldo de 130 mil pesos mensuales y acceso a más de 57 millones de pesos de la cuenta pública municipal.

El 26 de mayo de 2016 y  luego de haber sido retenido durante 19 horas, el legislador Eduardo Ramírez Aguilar, tomó la protesta de ley y encabezó en Chenalhó la ceremonia tradicional en donde hizo entrega del bastón de mando al presidente sustituto. Ramírez aseguró en conferencia de prensa que “se actuó de manera responsable para privilegiar la paz”.

La historia dio un nuevo giro cuando tras la liberación de los legisladores, Rosa Pérez inició una batalla legal para recuperar el cargo, primero a través de un amparo el cual fue considerado por un juzgado local como improcedente y después, el 6 de junio de 2016, mediante una impugnación (SUP-JDC-1654/2016) ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), por lo que describió como destitución ilegal y violencia política por razón de género.

El 17 de agosto de 2016 un fallo histórico de la Sala Superior del TEPJF ordenó la inmediata restitución al cargo de la presidenta y su cabildo, con el argumento de que la alcaldesa renunció contra su voluntad, bajo presión y por violencia política y de género. 

Seis meses después de la orden judicial, los simpatizantes de Rosa Pérez decidieron recuperar la Presidencia Municipal para que la alcaldesa pueda ejercer los 18 meses que le restan en el cargo.

La gestión de Rosa Pérez concluye el 31 de septiembre  de 2018.