14. may., 2014

Transmitiendo desde una tienda de campaña

Elva Narcía

 https://twitter.com/elvanarcia

Hace un año exactamente estaba viviendo en una tienda de campaña, a 48 grados de temperatura, en Abyei, un territorio olvidado del Este de África, en un área que se disputan Sudán y Sudán del Sur.

Llegué ahí con el fin de establecer un servicio de información destinado a beneficiar a las más de cien mil personas desplazadas por el conflicto en la región.

Mi primera visita al lugar fue desconcertante. Llegué en un pequeño avión monomotor del Programa Mundial de Alimentos, aterricé en una pista de tierra y en medio de la polvareda y un calor insoportable realicé un recorrido por el territorio en el que pretendía iniciar operaciones.  

Después de unas tres o cuatro horas de recorrido lo único que vi fue una gran cantidad de casas rústicas sin techo, escuelas e iglesias destruidas, un improvisado mercado en el que no había mucho que comprar, ni mucha gente que comprara, tanquetas de los Cascos Azules de la ONU patrullando esporádicamente un territorio completamente desolado.

Había sí la improvisada oficina de la autodenominada administración local, instalada en lo que algún día fue una escuela. Administración local de legitimidad cuestionable al operar en un territorio en disputa.  

Solamente tres o cuatro organismos internacionales operaban en ese entonces en la zona y los sitios que ofrecían alojamiento eran escasos. Vivir en los contenedores de la ONU y con aire acondicionado era como aspirar a vivir en un hotel de cinco estrellas. Las demás opciones eran casi lo mismo: tiendas de campaña, letrinas, tal vez un par de regaderas y olor a orines en las noches sofocantes.

Decía antes que mi primera visita fue desconcertante. Me habían contratado para establecer un servicio de información para las miles de personas desplazadas por la guerra, ¿Información para quién si aquí no hay nadie? fue lo que pensé. Pero poco a poco los fui encontrando, los encontré debajo de los árboles, hacinados en campamentos de refugiados en villas aledañas, en las orillas del río y hasta en otros estados del país.

Poco tiempo después y desde una improvisada redacción instalada en una tienda de campaña lanzamos un servicio semanal de información humanitaria dirigido a las personas que tuvieron que abandonar sus hogares.

El programa comenzó a transmitirse en tres idiomas, dinka, árabe e inglés y contenía datos relevantes sobre la situación de seguridad en la región, sobre el acceso a los servicios básicos como agua, alimentos y educación. En general sobre las condiciones para el retorno seguro a las comunidades.

Entiendo que la producción ha crecido y que aún se transmite a nivel nacional en Sudán del Sur y en zonas fronterizas de Sudán, a través de al menos cuatro estaciones de radio.   

 elvanarcia@glifoscomunicaciones.org

Elva Narcia es la fundadora de Glifos Comunicaciones. Elva trabajó durante 15 años en la BBC de Londres como productora, editora, corresponsal y capacitadora de periodistas. Su trabajo más reciente fue para Internews en Afganistán, Pakistán y Sudán del Sur. Se ha especializado en el diseño y manejo de proyectos de comunicación para el desarrollo. 

http://www.glifoscomunicaciones.org